Toda la información sobre las Becas Conicet 2014 (Fechas y Bases de las convocatorias)

Artículos que te pueden interesar:

- ¿Te presentás por primera vez a las Becas CONICET? Acá te ayudamos paso a paso para que puedas realizar tu presentación.

- Instructivo de registro y acceso a SIGEVA por primera vez: Acá podrán saber como registrarse a SIGEVA por primera vez para poder postularse a las Becas CONICET. Los pasos y posibles soluciones a problemas que podrían surgir

- Instructivo para postularse a Becas CONICET a través de SIGEVA: Acá tienen un instructivo que permite entender como postularse a las becas mediante este sistema. Los pasos y sugerencias de uso

- Criterios de Evaluación BECAS CONICET: Acá nucleamos todos los criterios de evaluación que tenemos , organizados según las diferentes comisiones y tipos de beca (Recordar que en 2013 cambió la distribución de puntajes en las Becas Tipo I y en 2014 al unificarse las Becas quizás haya cambios de criterios)

- Estadísticas de otorgamiento de Becas CONICET: Acá tienen todas las estadísticas que tenemos disponibles, muchas creadas por nosotros mismos y otras encontradas en diferentes listas o provistas por los lectores. Básicamente tienen la distribución de becas otorgadas por comisión y tipo desde 2003 al 2013 (en mayor detalle desde el 2009 al 2013) y las estimaciones de línea de corte en 2011 y 2013 realizadas mediante la Encuesta de Resultados y Puntajes impulsada desde este espacio

---------------------


¿Tenés alguna duda? ¿Necesitás realizar alguna consulta? Primero te invitamos a navegar el blog a través de todas sus solapas para poder encontrar lo que estás buscando.
También podés usar la opción "buscar" que está arriba de la columna de la derecha.
De no encontrarlo, dejá tu duda en el FORO de DISCUSIÓNpara que te la contesten (dentro del subforo correspondiente!!!!) y de paso quede por si alguien más lo consulta en el futuro.

lunes, 25 de agosto de 2014

¡Etapa de Congresos!


Etapa de Congresos.

Buenas, buenas becarios/becarios Wannabe! Hace mucho que no pasaba a postearles una nota, ¡pero llegó el día! Hoy les voy a contar de mi primera experiencia en un congreso como expositora, que quizás muchos han vivido ¡y otros aún están en la espera del suceso!

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Los congresos son encuentros científicos de una misma temática, que tienen como finalidad mostrar trabajos, novedades y avances en el mundo de la ciencia. Las modalidades son en general la presentación de pósters, exposiciones orales, mesas redondas y simposios, pero depende mucho de los objetivos específicos del congreso y de quienes lo organicen (y claro está si uno es estudiante, becario, o investigador).

Al principio, cuando uno es estudiante de grado, puede o no presentarse a congresos, pero casi todos los que ya sabíamos que queríamos ingresar al mundo del doctorado al menos hemos ido como asistentes (para chusmear y aprender se le dice asistente al que no es autor de algo que se presente). Muchos compañeros/colegas han tenido la suerte de presentar pósters antes de recibirse, e incluso de explicarlos en los paneles. Es decir, armar esos lindos y coloridos afiches (le sumás elegancia si están plastificados jajaja) con pequeñas introducciones, resultados y discusiones, de manera tal que pueda entenderse rápida y concretamente una idea. También las sesiones orales son interesantes, pero cuando uno es estudiante de grado es más difícil porque acumula más nervios por tener menos experiencia. A mi me hubiera gustado hacer esto antes, pero como yo era una loca de esas que querían recibirse rápido no tuve la chance. Pero ahora les cuento más detalladamente la experiencia.

En mi caso he ido a dos Congresos, al de Misiones 2011 de la Sociedad Argentina de Botánica y al de Copime 2012 en Buenos Aires, pero como asistente. Este año, (tarde pero seguro), me animé a ser expositora en sesión oral en el Congreso de Jóvenes Botánicos 2014, con power point y todo. Fue el primer encuentro realizado entre jóvenes estudiantes/becarios/investigadores organizado por el IBONE y patrocinado por la Sociedad Argentina de Botánica y el Conicet, en la Universidad del Nordeste, en Corrientes. En este caso la modalidad principal era sólo exposición oral (¡sólo para valientes!) con exposiciones de diez minutos y cinco de preguntas.

                               
Universidad del Nordeste (Facultad de Ingeniería,Odontología y Ciencias Exactas, Corrientes).

Justamente, ¡cumplí 25 años viajando al congreso! (feliz cumpleaños a miiii) y me acompañó mi novio. Si, pobre santo. Estudiante de Ingeniería Naval, más desubicado en Congreso de Botánica que aceituna en pan dulce o que caballo arriba del techo, pero bueno, volvió contento porque ahora sabe de que trabaja su novia y está convencido de eso cuando le preguntan. (Los novios/as de los becarios merecen punto aparte un día en este blog, háganme acordar de ese tip para una nota). Resulta interesante ver como otras personas intentan comprender nuestro mundo, como podemos hablar entre muchos de que planta es la que encontramos en tal cantero, ¡y el pobre chico más perdido intentando interpretar a que le llamamos inflorescencia o vaina!

Pues bien, el Congreso tiene tres tips: el científico, el social, y el turístico. Uno debería darle peso en ese orden, aunque muchos caen en la debilidad de hacer más turismo que otra cosa. Es vulnerable tener un Congreso de Bariloche o en Misiones ¿no? En mi caso emparejé el asunto. Primero, aprendí mucho sobre temas que son específicos de mi área, y segundo, aprendí sobre temas que no son de mi área pero me resultan de importante contribución. Muchas veces creemos que solo nos ayuda saber de nuestros asuntos específicos, o sea, ecología y fisiología en mi caso, ¡pero no! Me interesó mucho conocer sobre otras áreas, como la Paleobotánica. Parece loco, pero inspira a buscar nuevos temas, o conocer como otras personas llevan la ciencia a su manera. Esa parte, la científica, siento que la cumplí.

Mi sesión fue poco practicada (uffffffffffff), pero la adrenalina me ayuda, por suerte salió todo muy bien, y me llevé varios mails para intercambiar información (en los congresos no se levanta gente con fines sentimentales sino académicos jajajaja), allí cumplí mi segundo tip: Conocer a otros, entender a otros, llevarte contactos. (Si esto lo ven las chicas de Paleobotánica con las que compartí pieza en el campus, vamos las pibas de la Plata!!!).

Y bueno, después de exponer, decidí irme a hacer algo de turismo. Recorrí la Costanera correntina, comí boga y pacú, ataqué parrillas a lo loco (mi debilidad) y creo que subí 3 kilos, ¿pero quién me quita lo bailado? Recomiendo fuertemente, que luego de terminado el congreso, uno se tome unos días más para pasear, ya que los organizadores inclusive en los Congresos ofrecen excursiones, salidas, y cenas. ¡No se lo pierdan!

                                           Foto tomada al atardecer en la Costanera Correntina.

Y recuerden, los Congresos no pesan tanto como un paper, pero contribuyen con puntaje a Conicet si sos autor de un póster, ¡y más todavía si sos expositor del mismo o de una sesión oral con Power Point! Además es una experiencia gratificante.
                        
Foto del Puerto de Corrientes al atardecer


¿Y ustedes? ¿Ya han recorrido Congresos? ¿Qué tal la experiencia?

¡Hasta la próxima!


viernes, 8 de agosto de 2014

Preparando las valijas


Preparando las valijas 

Siguiendo con el tema que abrió Lilén hace unos días, se viene otro post internacional, parte del Becaria-Wannabe World Tour. En este caso, la previa a mi estancia de investigación.

Con mucha felicidad me enteré hace un par de meses que me salió una beca para viajar a México para una estancia de investigación de dos meses :-) Es la primera vez que me voy “tanto” tiempo y para mí es una gran montaña rusa emocional. Entusiasmo, expectativas, nervios, ansiedad, y un poco de susto, todo junto y mezclado a medida que se acerca el día de subir al avión. Pero vayamos paso a paso. Como ya sabemos, las becas no vienen solas sino que hay que pedirlas.

Mucha gente se va a estudiar afuera, por poco o mucho tiempo y por diversas razones. Como ya comentamos hace unos años acá, hay quienes deciden hacer un doctorado o una maestría entera en otro país: puede que allí consigan una beca que aquí no consiguieron, que esa temática esté más desarrollada en otro lugar, que por cuestiones familiares hayan aprovechado el viaje para estudiar en otro lado, o ganas de vivir una experiencia internacional. Muchos de ellos se terminan radicando en esos países, otros vuelven, y las decisiones no son puramente académicas sino también personales. Hay muchos que, inclusive, se financian a sí mismos los viajes de investigación o de trabajo de campo. En fin, hay diversidad de situaciones.

En mi caso, hacer una estancia breve era un proyecto desde hacía tiempo. Podía buscar afuera más material para mi investigación, ponerme en contacto con más gente de otros países y vivir la experiencia de estar en otro país un tiempo. En función de eso, pedí varias becas en distintas instituciones que me interesaban, con mecanismos bastante parecidos a los que ya conocemos: estar atentos a las convocatorias, investigar un poco el lugar (qué recursos tiene, qué proyectos de investigación se desarrollan, qué docentes trabajan allí, en qué idioma se desarrolla el trabajo), buscar en algunos casos un tutor que nos avale y, por supuesto, presentar un proyecto. A veces es difícil conocer cuáles son los criterios de evaluación o las cantidades de becas que otorgan y las posibilidades que tenemos de obtenerla.

¿Cómo nos enteramos de estas convocatorias? Juegan muchas cosas: la información que buscamos, los contactos que hacemos (nuestros directores y/o equipos de trabajo conocen becas a las que pueden postularnos, también contactos en el exterior o incluso compañeros que hicieron algún viaje así previamente), las redes de información de cada disciplina (grupos de mails o de Facebook, newsletters, gacetillas de prensa de las universidades, etc.). En muchas ocasiones las propias universidades tienen convenios específicos. Hay que indagar e indagar con todos los medios que tengamos.

Realizada toda esta proto investigación, allí se van, volando por el cyberespacio, nuestros proyectos de becas, nuestros Cvs, nuestras cartas de recomendación, y miramos con ternura e ilusión el pasaporte. Y allí vienen, también, las respuestas de rechazo. Una respuesta muy linda, formal y esquemática en donde se nos informa que a pesar de nuestras buenas intenciones, el proyecto no fue aprobado, pero que sigamos intentando en próximas convocatorias. “Seguí participando”.

Y uno, claro está, insiste. En las mismas instituciones o en otras. Con el mismo proyecto o con otro. [Algo bueno, sin embargo, es que por suerte en otros lugares no se toman tanto tiempo para evaluar como en nuestras amadas instituciones argentinas: un mes de espera y chau picho].

En mi caso, yo me había postulado a esta beca anteriormente y fui rechazada. Cuando me llegó la postulación de este año revisé el proyecto previo y, con la mente fría, fui descubriendo errores, puliendo detalles, recortando bibliografía y ajustando objetivos. Junté de nuevo cartas de recomendación, me inspiré más para mi propia carta de motivación y llené mi CV de los antecedentes que había conseguido en estos años. No sé qué de todo eso habrá influido pero al fin, cuando ya estaba acostumbrada a los mails de rechazo como uno se acostumbra a viajar apretado en el subte... ahí llegó. El mail de aceptación. El famoso persevera y triunfarás en su máxima expresión.
¡Aceptada! ¡A armar las valijas!

Los próximos posts, entonces, serán a la distancia. Allí les contaré mi experiencia mexicana, si el picante me cae muy mal y cómo me llevo con el smog. O cosas más interesantes, básicamente: cómo es esto de investigar en otro país.

Seguro que muchos de los que nos leen hicieron, o piensan hacer, alguna estancia de investigación (breve o más larga) en otro país. Espero que compartan su experiencia!  

jueves, 31 de julio de 2014

Ciencia en movimiento: ¡arranca la temporada de viajes!


En otro post hablé del trabajo interdisciplinario o interlaboratorios, y de los visitantes en nuestros laboratorios. Pero esa cuestión también incluye el intercambio en el sentido opuesto: ser nosotros los visitantes.
Es una manera de tener acceso a equipamiento del que no disponemos en nuestro laboratorio, facultad, ciudad o incluso país; de aprender técnicas y estar en contacto con gente que posee otro conocimiento, otra experiencia. Y en conjunto, nuevos aires y nuevas ideas…es sano para la ciencia y para el desarrollo personal el no quedarse quietos y moverse.

 Hay que moverse para poder quedarse en el lugar, descubrió Alicia....

¿Como conseguirlo? Me preguntaron una vez por ahí…
No hay demasiada ciencia en el asunto (cuack!). Sí puede tener algo de burocrático, pero no es nada difícil. Para empezar, la posibilidad de que te reciban en otro lado no es ningún problema, en general en todos lados están abiertos a trabajos en colaboración, visitas, pasantías. Podemos comunicarnos de manera informal con alguien que nos interese y plantear la posibilidad. También podemos aprovechar congresos, reuniones, cursos para generar ese encuentro, o incluso puede darse de manera espontánea, en alguna conversación sobre trabajo. (¡Por eso hay que aprovechar las reuniones científicas! Muchas colaboraciones salen de allí)
El verdadero problema es conseguir el financiamiento. En ese caso es donde empieza la parte más formal. Existen concursos, becas, subsidios. Hay casos específicos, de organismos que ofrecen estadías afuera, de universidades, ministerios, Agencia, Conicet. Suele haber convenios por países puntuales. O por otro lado, diferentes fundaciones o asociaciones que dan pequeños subsidios para los proyectos que nosotros propongamos. Además algunas veces hay posibilidad de que parte de la plata salga de algún subsidio, no es la norma, pero puede haber alguna ayudita. Y como siempre, nuestro propio bolsillo, que por amor al arte no nos importa invertir, ya que de todas maneras es una experiencia enriquecedora.

Si alguno tiene el deseo de realizar alguna experiencia de este estilo, la forma es moverse, averiguar. Proyectos dentro del laboratorio, becas, subsidios. Mandar mail o aprovechar las reuniones si todavía no tenemos el contacto. Pensar trabajos que quisiéramos hacer pero no tenemos la posibilidad, o personas con las que nos gustaría interactuar para enriquecernos. De lo posible, que entre dentro del proyecto de nuestra beca, ¡por supuesto!
Las posibilidades pueden ser de corta duración, que no varía mucho de un viaje más. O de mayor tiempo, que hacen la dinámica distinta, como una especie de mudanza temporal. En las próximas entregas se irán enterando de nuestras experiencias….¡no se las pierdan! (?)


El techo lo pone uno mismo, como dice siempre mi directora; así que a moverse y a correr los límites, que está lleno de opciones. Y como siempre digo yo (no sé a quién, pero supongamos que lo digo....), el mundo es demasiado grande para quedarse quieto. Seguramente tengan un lugar en mente al que hace tiempo sueñan con ir, para empezar a hacer posible.

miércoles, 23 de julio de 2014

El entretiempo.


Si, un título futbolero, es por el mundial claro está… nunca de los nunca me hubiera imaginado presentar los papeles en un mundial. Por suerte mi presentación no fue para nada enquilombada, creo que fue gracias a mi director y a mi organización (seguí los consejos de este hermoso blog ). Igual me equivoque en algo… EL NEPACO! Compre la carpeta naranja con nepaco de metal. Pero los ñatos quieren de plástico…(están obsesionados parece ser) cuando me enteré?... dos días después del cierre de la convocatoria… Hablé con mi director y me dijo: “Paula se entregó todo bien, ahora a cruzar los dedos…”. Me quede mirando la compu sin creerlo, se entregó?, ya está ya lo entregue??. Fue una sensación muy extraña caer en que había terminado de completar todo. También cuando envié la presentación en el Sigeva fue tremendo… era como ok, ya termine… revisaba y re que te contra revisaba todo ese hermoso intranet y estaba bien.
En fin ahora, como dice mi director… a cruzar los dedos… Si a cruzar los dedos… claro, tranquila, en mi sala de espera con una revista Nature, Science, Ohlala, Para Ti, lo que sea. (Sí,  a las aspirantes a becarias nos gusta la moda!).  Desde que cerro la convocatoria pasé por varias etapas, al principio, no te la podía creer que me hubiera presentado, después entre en un “NO, NO, PORQUE ME ANOTE A ESTO! ME VOY A C**** DE HAMBRE EN QUE ESTABA PENSANDO”, después entre en un… ya fue que importa si total no me sale… no me va a salir ahhhh que hago?== como no voy a hacer un doctorado???”. Y por último (ahora) estoy que me hago la que no me importa, la “CONICET no me importas, en diciembre miro tu resultado riéndome como loca” (Claro, claro Paula… vas a estar comiéndote el teclado de la compu sabelo.)
En fin, se vienen meses de crisis, de hacerse la superada, de mirar con odio a tus amigos que ya tienen beca, de decir qué hago acá???. Algunos van a estar haciendo su tesis (TODA LA PACIENCIA CHICOS‼ TODA LES DESEO UDS PUEDEN!!!, Y no dejen de hacerla!! Es LA experiencia para saber si te va o no te va este mundillo loco), y otros como yo, los ya recibidos, más tranquilos por un lado, pero con esa sensación amarga de ´pérdida de tiempo por el otro (hagámonos los superados chicos ya fue).
Y mi entretiempo cómo es? Les cuento… Aparte de la amargación del tiempo perdido, encontré laburo en una empresa muy copada en donde puedo hacer algo de lo que aprendí. Esta muy bueno… aprendo bocha y lo mejor de todo es que espero la beca tranquila, mirándola a la cara y diciéndole “hace lo que quieras, no nos gustamos pero vení cuando quieras”. Siéndoles sincera…  me da miedo que me guste demasiado este laburo y después tener que dejarlo por una beca donde no tenés garantizada una paga regular, ni un estipendio actualizado, ni aportes sociales, ni un aguinaldo, me da cosa. Pero por ahora, mesada mata oficina, porque este laburo no tiene mesada… ni un poco. En fin…

 
BECARIXS WANNABEES LOS AMODORO! TODO EL ATP DE UNA MITOCONDRIA PARA UDS! (perdón soy muy nerdaaa)… 
AAAhhhh… Mis frases nerdas, las que hasta mi novio mira para otro lado cuando las digo (pobre). Posta te veo la ciencia en todo. Para mí el Estadio de La Plata es una célula mitótica en Anafase… EL estadío Anafase… jajja soy lo maaaaas!!!.... bueno no, no lo soy. 
Y para que vean que tengo razón (si no la tengo complázcanme y digan que sí) les dejo una comparación del Estadio de fútbol la Anafase. 
Es igual!!! Vieron???
Que tema les dejoooooo? Ah si mi banda más favorita del mundo, Arctic Monkeys que vienen ahora :D. Fluorescente adolescente. La letra es genial creo que se aplica a esto de esperar cosas… la melodía te levanta el ánimo… y el video es soberbio, payasos peleando… qué mas queres eh??? Qué mas?.


En fin ahora si me voy… tengo que seguir en la oficina.
Un Abrazo!!
Pauchis.

viernes, 18 de julio de 2014

La significancia de los mediados de año para un becario connicetano

Mediados de julio. Cerraron las convocatorias para becas doctorales y postdoctorales. Corrimos, escribimos, buscamos certificados y avales, volvimos locos a nuestros directores y compañeros de oficina. Conseguimos la carpeta de color y los nepacos. Presentamos todo en tiempo y forma, claro que siempre a último momento cargando los datos en el SIGEVA y la presentación impresa. Somos así. Es inevitable. Nos encanta correr con papeles y pensar que somos mas que organizados. (Nivel de stress = 100%).



Y ahora…un merecido descanso….pero es así realmente? Quienes no pueden parar de pensar en lo que vendrá?. En lo que debemos hacer estos meses antes de que nos den la esperada noticia en diciembre de que finalmente somos becarios coniceteanos…y ahí se esfuman  nuestra impetuosa necesidad vacacional, o bien nos vamos de vacaciones con todos los artículos para leer. Quien no lo ha hecho? (Nivel de stress = 25%).



Julio-Agosto. Se vienen meses largos, de horas interminables sentados frente a la compu. Empezamos a escribir nuestra tesis. Porque claro, uno en la situación “ideal” tendría el borrador armadito cuando nos presentamos en las convocatorias. Pero créanme, en el 99,9% de los casos, todos arrancamos a escribir o mejorar el borrador de la tesis una vez que la presentación a CONICET esta lista. Y empieza nuestra etapa del síndrome de la hoja en blanco….como arranco a escribir y llenar la hoja? (Nivel de stress = 50%).


Agosto – Septiembre. Comienzan las idas y vueltas de correcciones con el director. El, claro, quiere que presentemos TODOS los datos, hiper analizados, exprimidos, imprescindibles. Pasamos más tiempo en el laboratorio, bajo la lupa, el microscopio, ampliando los datos…ufff corre el reloj. (Nivel de stress = 65%). A esta altura del partido, tu borrador se convirtió en un lindo collage de comentarios y globos, y ya no se entiende donde iniciamos ni finalizamos, y hasta pareciera que el que escribe es solo tu director. 




Pero bueno ya a esta altura del año, octubre- noviembre, no importa, tenemos que llegar a presentar nuestra tesis en la secretaria de la universidad, antes del receso de diciembre, para que le asignen jurado y sea revisada. (Nivel de stress = 85%). Dije diciembre? Ya llegan los resultados de CONICET!!!!!!!!! Y ni tiempo tuviste de pensar en eso no? (Nivel de stress = 100%)!!!!!

A no desesperar futuros becarios. Es verdad que uno no puede evitar entrar en panico, morderse las uñas, llorar de nervios, volverse un poco locos. El resultado esperado es altamente significativo (p<0.0001) y mas que merecido!