Te recomendamos leer estos artículos:






---------------------

¿Tenés alguna duda? ¿Necesitás realizar alguna consulta? Primero te invitamos a navegar el blog a través de todas sus solapas para poder encontrar lo que estás buscando.
También podés usar la opción "buscar" que está arriba de la columna de la derecha.
De no encontrarlo, dejá tu duda en el FORO de DISCUSIÓNpara que te la contesten (dentro del subforo correspondiente!!!!) y de paso quede por si alguien más lo consulta en el futuro.

lunes, 11 de mayo de 2015

Pre-convocatorias

PRE-CONVOCATORIAS

Hoy te hablamos a vos, querido/a wannabe que te das cuenta que estamos empezando el mes de mayo y sabés que se acerca ese momento maldito, ese momento que temiste, con el cual soñaste y ahora está tan cerca…

….¡las convocatorias!!!!!


TODAVÍA NO SE ABRIÓ NADA.  Pero desde el blog queremos hacer un Servicio a la Comunidad Wannabecera y como sabemos que ya está empezando a correr la histeria por ciertos pasillos (ya vemos futuros postulantes mordiéndose las uñas, con las pupilas dilatadas, preguntando por mail, foros, facebook, twitter y cuanta red social exista, “¿cuándo abren las convocatorias???”. Cuidado, son potencialmente peligrosos) les queremos dar un mensaje: tranquilízate y anticipá.

JA JA JA me dicen quienes ya entraron, poniendo los ojos en blanco y con sonrisa de mitad de boca. Si si, sabemos que anticipar es muy difícil, pero no imposible.  Se puede hacer.

Probablemente todavía estés buscando un director, un tema, un lugar de trabajo. Todavía tenés tiempo, metele ficha a eso.Si ya los tenés y estás en un camino de ansiedad sin retorno por saber qué tenés que hacer, cómo lo tenés que hacer y cuándo lo tenés que hacer, te podemos ayudar.

Primero: Esperá lo más tranquilo que puedas a que abran las convocatorias. En general las suelen abrir en junio, ni bien las abran vamos a avisar, por este blog y por el face.

Segundo ¿Qué puedo ir leyendo mientras tanto?

Ojo! Estos links que les pongo acá abajo son de años anteriores. En general las cosas no cambian (o cambian poco) año tras año, si surge algún cambio para estas convocatorias se los vamos a hacer saber. Pero son un buen punto de partida como para ir viendo cómo viene la mano:

La Biblia del becario: El reglamento. Ni uno de nosotros debería desconocerlo. Pegale una leída:  http://www.conicet.gov.ar/wp-content/uploads/2014/09/RD-20140908-3386.pdf

Acá: http://becaria-wannabe.blogspot.com.ar/p/que-son-las-becas-conicet.html vas a encontrar información general sobre las becas de conicet. Para que sepas algo mas de este organismo que (Changó quiera) te va a financiar tu doctorado o tu postdoctorado. Y algunos otros datos interesantes y a tener en cuenta.

¿Te presentás por primera vez este año y no sabés para donde correr? Entrá acá: http://becaria-wannabe.blogspot.com.ar/2013/05/me-presento-por-primera-vez-este-ano.html es un post orientador sobre las cosas que podés ir haciendo antes de que se abran las convocatorias.

¿Te presentás a becas posdoc? Acá (http://becaria-wannabe.blogspot.com.ar/2014/05/las-becas-posdoc.html) te contamos algunas generalidades de esta beca y ponen una encuesta hecha a becarios posdoc. Altamente recomendable, porque son de diferentes áreas y porque dan consejos útiles. Mi consejo (que a su vez es un consejo que me dieron el año pasado cuando me presenté a posdoc) no dejes para último momento el preliminar de la tesis doctoral, si es que aún no la presentaste/defendiste. Hacete un buen resumen, completo, bien escrito, detallado. Lo mismo con el índice. Si tenés datos en bruto, y no te dan los tiempos de mejorar la presentación, ponelos así. Es decir, por más que sea un preliminar, tratá de que sea lo más completo posible. El formato lo ponés después.

Para presentarte te dicen que tu postulación se hace a través del SIGEVA y sentís que te hablan en una lengua extraña…¿Qué es el SIGEVA? ¿Con qué se come?? Enterate de eso acá: http://becaria-wannabe.blogspot.com.ar/2013/06/instructivos-para-postularse-becas.html

Eso es todo…por ahora.  Suerte y empiecen a preparar el té de tilo!!!

miércoles, 15 de abril de 2015

¿Cómo escribir el primer paper y no morir en el intento?

 

Como ya sabrán bien,  el desempeño académico suele medirse en cantidad de publicaciones. Como ya sabrán también, este sistema es controversial, y recibe muchas opiniones en contra. Es difícil ponerse de acuerdo, cuando cada área tiene un tiempo de trabajo diferente (en algunas disciplinas no es sencillo hacer un trabajo en corto tiempo), sumado a todas las complicaciones burocráticas que la publicación conlleva. Y ni hablemos de la calidad de algunos trabajos publicados, ya que en el ímpetu de publicar, publicar, es necesario sacar cosas.


 Pero más allá de todos esos  inconvenientes, hay una razón para publicar. Las publicaciones son la manera de comunicarse de la ciencia; si lo que hacemos queda guardado en un cajón o en la computadora, tampoco le sirve a nadie. Quizás les ha sucedido alguna vez de requerir información de gente que saben que está trabajando en lo que están interesados, de manera personal o a través de charlas en congresos y demás, pero no poder encontrarla. Podemos necesitar conocer los resultados en detalle, o citar para confirmar que alguien hizo o encontró eso, y no es nuestro invento. Y puede ser una lástima, porque mucha gente posee información valiosa que se pierde.

Y de manera personal, escribir el trabajo puede ayudar a cerrar ciclos, y a procesar mejor los datos. Seguro que reconocen esa situación de que algo parece no cerrar nunca, entonces es sano encontrarle un punto final, darle un cierre para seguir frescos con otra actividad. Y además al momento de sentarnos a analizar los datos, todo el trabajo anterior cobrará mucho más sentido, le podremos sacar mucho más provecho.

Quizás muchos ya han tenido la suerte de publicar algo antes de empezar el doctorado, pero otros somos nuevitos en esto, y es algo que puede ser bastante abrumador. Lo bueno es que todos esos trabajos que hagamos, constituyen partes de la tesis, que hacen que luego su escritura no esté en cero, sino que tengamos una base para arrancar.

Por un lado tenemos todo el antes: pensar la idea, luego planificarla, hacer muestreo y/o experimento, analizar muestras, luego tomar datos y analizarlos. Todo eso puede llevar su buen tiempo antes de sentarse finalmente a escribir el paper. Es por esto que es recomendable desde  el principio tener algún archivo en la compu o un cuaderno bien organizado, e ir anotando todo. Cuáles eran los objetivos o hipótesis, qué metodologías usamos (para al final no estar con dudas estúpidas del estilo ¿esto era en mililitros o milimolar?) y por supuesto guardar todos los datos (para no entrar en pánico: ¿¡dónde están los resultados del nitrógeno total!? Y cosas así). Parece obvio, pero muchas veces se le resta importancia, y realmente hace la diferencia y facilita las cosas. Puede ser útil ir armando una presentación porwer point, ya que permite un manejo más cómodo por diapositivas. Y ahí ir volcando todo, e incluso usarlo como medio de comunicación con directores y/o resto de autores. Al momento de sentarnos ya tendremos un esqueleto del trabajo, con una idea al menos de lo que va a ir en cada sección, y un punteo de todo lo que se nos fue ocurriendo.


Hay que tener en cuenta que la escritura de trabajos científicos no es sencilla, y tampoco es algo intuitivo, hay que seguir ciertas reglas; no consiste en sentarse un rato y largar todo. Además hay que ser riguroso con lo que decimos, con los datos…Hay muchos cursos de escritura científica que proveen buenas herramientas para sentarse a escribir con un plan en la cabeza, en vez de a ciegas. Pueden chequear en sus facultades, o en otras a las que puedan ir, incluso hay algunos online, como este, que suele repetirse todos los años: http://online.stanford.edu/Writing_in_the_Sciences_Fall_2014. 

En general la recomendación es arrancar  por los resultados, muchas veces se dice también los materiales y métodos, aunque luego pueden variar según los resultados que utilicemos. Entonces, se agarra nuestra presentación power point repleta de información, y se empieza a mirar los resultados. Porque la idea es publicar lo que sea valioso, entonces seguramente dejemos afuera muchas cosas. Seleccionamos que gráficos sí van, que tablas, cuáles no porque no aportan nada. En este punto pueden aparecer nuevos análisis por hacer (sí, parece que no terminan jamás).
Luego de decidir qué figuras y en qué orden, podemos seguir por la discusión, sin dudas la parte más difícil. Esta puede ser la única sección que sea leída, y es donde tiene que estar lo importante del trabajo. Hay que tomar cada figura, y recapitular brevemente que muestra, y a eso darle una interpretación, comparándolo con otros autores. Hay que recordar que son eso, interpretaciones, por lo que debemos ser cuidadosos con el lenguaje, ya que no son afirmaciones. Obviamente, es fácil decirlo, pero lo difícil es lograr un orden, explicaciones claras y que sea interesante lo que se dice. Además la búsqueda y revisión de la bibliografía puede llevar arduas horas.


Al mismo tiempo, o luego, como prefieran (puede ayudarlos cambiar de sección cuando estén muy hartos o trabados con algo) siguen con la introducción, donde de manera más general plantearán los temas que ya hablaron en la discusión. Los materiales y métodos pueden escribirse en cualquier momento, sin olvidar de controlar que sean sobre los resultados que finalmente fueron usados.
Insisto, hay que tener presente que es una tarea difícil, como ya habrán experimentado muchos de ustedes. Nos vamos a encontrar con diferentes situaciones: que estemos trabados, que nos corrijan mucho. No hay que olvidar que estamos aprendiendo, que es normal que sea así, y si no nos corrigen no aprenderíamos. Puede ser frustrante trabajar y no obtener resultados, pero no hay que dejarse desanimar, ni tomarse las correcciones como personales. Todos cuando arrancaron tenían los mismos problemas.


Lo mejor es tener paciencia, si la tarea les resulta muy abrumadora, ir alternando con tareas más liviana, pero programarse períodos de escritura, de aunque sea 1, 2 hs, sin mirar el mail, sin distraerse. Pueden llegar a considerar si sus directores se lo permiten, quedarse en su casa trabajando, o ir a una biblioteca, buscar el método que les resulte mejor, para que las interrupciones no les arruinen el proceso ni les generen mal humor. Tampoco está mal decir amablemente que estamos ocupados en este momento, ya que seguramente todos tenemos compañeros charlatanes que nos hablan hasta cuando tenemos los auriculares puestos, jeje.


 En fin, no se dejen estancar, en cuanto sientan que llegaron a un límite pidan la ayuda que necesiten porque eso puede hacer la diferencia. Perder el tiempo mirando la pantalla sin dudas no sirve, y es necesario tener tareas concretas, objetivos claros. Y como mi directora siempre me dice: “Escribe rápido, corrige despacio”.
Luego quedará una etapa de paciencia, a veces las cosas se retrasan por factores que no podemos controlar. Y dicen que el proceso mejora con el tiempo, cada paper es un aprendizaje.
¿A ustedes como les va escribiendo? ¿Tienen algún tip especial?

miércoles, 1 de abril de 2015

Vocación y frustración.


Esta semana arranco mi doctorado, es lo que siempre quise hacer: poder estar metida en un laboratorio haciendo lo que amo. Pero mi experiencia previa en la tesis más la de mis amigos/colegas me mostró que no es nada fácil. Seamos sinceros, el camino al doctorado esta lleno de idas y vueltas, así que como todos dicen "mejor prevenir que curar".

Estudiar y trabajar de algo que amas no es algo que les pase a todos. Dedicarte a tu vocación, es sin dudas dedicarte a algo que te genera inspiración y pasión. Pero también genera frustración. Nadie te enseña a manejar la  frustración, eso lo aprendemos en el día a día chocándonos con la realidad, con todas las cosas que vienen a contramano.
Como becaria que recién empieza sé que hay millones de factores desalentadores tales como: el experimento que no da, el subsidio que no sale, el sueldo/beca que no aumenta, las mother fucker estadísticas que no hay manera de que te salgan, ese maldito reviewer que no te deja publicar, o el freezer que se rompe y perdiste todas la muestras, o la compu que te borro todo un capítulo de la tesis, poster y/o publicación.
Entonces, que me propongo hacer para evitar que la frustración me atrape??
En primer lugar: tratar de tener hobbies, ¿a que me refiero?: no concentrar mis fuerzas en una sola actividad, tener un pasatiempo o hacer algo que me encante como cursos de pastelería, talleres de teatro, dar clases particulares, participar en alguna ONG, etc, etc. Dedicarte a varias cosas estimula la creatividad y no deja que te estanques, y por lo menos te saca de esos momentos donde nada te sale y queres tirar a la basura todo.
Por otro lado hay que tener en cuenta que la frustración es inevitable y quiero estar lo más preparada posible (teniendo ocho pendrives y un disco rígido externo). Sé que es fácil decirlo, no hacerlo, más teniendo en cuenta que arranco en un campo que es totalmente nuevo para mí. Pero bueno trataré de ser previsora para evitar inconvenientes.
Por último me parece que  no hay que olvidar de dónde venimos, en donde estamos, a donde vamos: Ser becario no es sólo hacer lo que te gusta sino que es un orgullo. Se dan muy pocas becas en comparación a los que se postulan, y tenemos acceso a un Doctorado que muy pocos logran, como me dijo alguna vez alguien: Estas accediendo al mayor titulo que se puede obtener.
Dedicarte a tu vocación, nadie dijo que es lo más fácil, es un camino muy complicado y la cuestión es ver como atravesarlo, no olvidar de tratar de hacerlo lo más acompañado posible. Y cuando las cosas salen bien disfruta con todo y si el camino fue complicado más satisfacción te va a dar al final.

Este post va dedicado con mucho amor a todos los nuevos becarios!
Les dejo un video de Frozen para que me odien jajja. Pero bueno así me siento hoy, re re re feliz! Ojala dure ;).

Abrazo!
Pau

jueves, 26 de marzo de 2015

Cientificos argentinos: PRESENTES. El regreso al aula





 http://img.lagaceta.com.ar/fotos/notas/2011/6/3/tmb2_43883259-2991571.jpg

Sin docentes, los cambios educativos no son posibles! Esta parece ser una de las certezas derivadas de las reflexiones y conclusiones de los balances de las reformas educativas emprendidas por la mayoría de países”.
Pero que ocurre cuando nosotros, licenciados, ingenieros, doctores, nos involucramos en este mundo, que para muchos, y me incluyo resulta verdaderamente desconocido. Muchos lo hacemos desde la vocación misma, como una forma de devolución, de querer brindar y mostrar lo apasionado de nuestra profesión. Muchos también, lo hacemos desde una perspectiva laboral. El sistema científico en Argentina, muchas veces no nos brinda continuidad laboral como becarios, por lo que vemos la educación como una alternativa laboral.  Y volvemos a ingresar en ese ámbito que creíamos no volver a encontrar. Un AULA, sea de un establecimiento universitario, una escuela secundaria, o bien en talleres específicos. Hago aquí una acotación: desde mi experiencia reconozco que ingresar como docentes en una universidad no es nada fácil. Los concursos suelen ser procesos por los que uno pasa llenos de nervios, angustia, incertidumbre. En los colegios secundarios o terciarios el ingreso suele ser más sencillo. Pero reconozco que a la hora de pararnos en frente a un grupo de alumnos, universitarios, terciarios, nivel medio, primario o jardín de infantes, uno tiene esa misma sensación: los nervios y esa “dureza” están siempre presentes, hasta que uno va conociendo el grupo con el que trabaja y puede relajarse…soltarse…ser. 

 Los docentes aún son pensados, únicamente, dentro de los límites que marca el aula, ocupados de las tareas didácticas, responsables de la “implementación” del currículo bajo las orientaciones metodológicas que la “capacitación” les ofrece, moviéndose entre relaciones jerárquicas, reaccionando de acuerdo a la normativa y el control vigentes; actuando dentro de una gestión y una cultura del sistema y la escuela que, en muchos lugares, todavía están suspendidos en el tiempo. Esta nueva generación de alumnos nos pide innovación, renovación. Somos capaces de asumir este desafío? Como nos incluimos en este sistema de profesionales formados para la docencia? Tal vez el secreto sea en nuestra visión de científicos, de nuestra experiencia e investigación, y en la forma en que nosotros como profesionales nos presentamos ante pares, sea en congresos, jornadas, reuniones científicas o bien con nuestros grupos de trabajo. Sabemos y aprendimos a contar nuestros resultados, nuestras investigaciones. Reconozco que pararse frente a un grupo de alumnos no deja de ser todo un desafio, y muchas veces no sabemos que decir o como llenar “lagunas” o 40 minutos que duran nuestras clases.  Las transformaciones tienen motivaciones y fuerzas impulsoras internas. Nosotros solo podemos creer que podemos transmitir nuestro conocimiento si realmente creemos en ello. No es fácil ser docente, la pedagogía y psicología tal vez no sean nuestras mejores herramientas, mas precisamente de aquellos que venimos de ciencias duras.  “La experiencia y la investigación han demostrado que los cambios impuestos desde instancias externas y no asumido  por la comunidad educativa no conducen a una mejora real del centro. Sí es habitual, en cambio, que el centro sea sensible a una presión externa, la recoja y haga suya, y se genere una experiencia de mejora de la eficacia escolar realmente satisfactoria”.
Entonces, gente, anímense, tal vez no produzcan un cambio profundo en todos los alumnos, pero siempre, puede ser posible, que haya uno, que recoja lo que brindamos y lo vuelva positivo.




martes, 3 de marzo de 2015

Lic. vs Dr.

Buena semana wannabes!!!!  Sabemos que hay muchos están empezando a transitar en este mundo de las becas y el doctorado... pero también sabemos que hay muchos (me incluyo) que lo estamos terminando. Terminar un proceso que empezó años atrás implica hacer reajustes en todo sentido. Ajustes que a veces nos resulta difícil hacer. Por eso, el post de esta semana, está especialmente dedicado a aquellos que están terminando su doctorado. 

Acerquense a la ronda de mates, y ojalá disfruten con lo escrito!!! Pato ^^

"Lic. vs Dr."


Me pasa algo muy raro con esto de estar a punto de ser doctora. Me acuerdo, varios años atrás cuando recién ingresaba a la carrera, ver (y envidiar) a los ya recibidos, y desear estar en su lugar. Hasta tenía un “modelo de profesional”, con el que decía “yo quiero ser como ese licenciado, o como ese profesor”. Generalmente eran profesionales eran muy capos, referentes en su tema,  profesionales que  idealizábamos. Supongo que les habrá pasado algo similar, y supongo que es el encandilamiento de los que recién empiezan. 

Ni hablar de los doctores, los doctores para mí eran adultos mayores (tengan en cuenta que antes no habían tantos doctores ni tantos doctorandos) que dedicaron su vida a la ciencia y cuya opinión casi que no se discutía. Alcanzaban un estado ideal de omnisapiencia en su rama, los leías en libros y en publicaciones científicas, los escuchabas en los congresos dando conferencias. Ser doctor era lo más de lo más a lo que uno, simple estudiante mortal, podía aspirar. 

A medida que pasa el tiempo esos modelos ideales se van transformando en modelos cada vez más humanos, con sus pros y sus contras, pero no dejan de ser modelos profesionales para nosotros.  Modelos de lo que queremos o no queremos ser. Y seguimos avanzando en la carrera.

Y llegó el momento. Te recibís del título de grado. Sos Licenciado, o Ingeniero, o similares. Pero te mirás al espejo y no te ves cara de licenciado y en realidad pensás que lo único que te separa de tu condición de estudiante es haber rendido la última materia. Algo obvio, ¿no? Pero no te sentís licenciado inmediatamente. Toma su tiempo, al igual que el trámite del título; añadir el “Lic.” a tu firma laboral, y acostumbrarte a ese nuevo rol. Al menos a mí, me llevó su buen tiempo acostumbrarme al “lic.”

Y ahora que me acostumbré al “lic.” estoy a un paso del “dr.” ¡¡¡Paren un poco!!!! ¡Que recién me acostumbré al “lic.”  el año pasado!! ¿Ya voy a ser doctora?? Pero…pero…la opinión indiscutible… la omnisapiencia, la vida dedicada a la ciencia…¡son cosas que no tengo, y que estoy muy lejos de lograr!!

¿Sé tanto como para ser doctora? ¿Qué cantidad de conocimiento separa a un licenciado de un doctor?? ¿Yo tengo esa cantidad de conocimiento?? Si la gente me hace una pregunta de mi rama pensando que la sé “porque soy doctora” y no la sé…¿me sacan el título y lo subastan en internet??? Si desconozco cosas de mi rama…¿voy a ser la paria de mis colegas doctores, que seguro son referentes de sus temas??

El punto de quiebre es cuando adaptas esa imagen idealizada a la imagen real, y lo que la realidad te devuelve es que el doctorado no es ese cuco que todos (o la mayoría) pensábamos que era, y que los doctores no son dioses académicos. La experiencia que te da hacer un doctorado te brinda muchísimo conocimiento, pero abarcar todo el conocimiento de tu rama es  imposible. Y entendés que esos doctores adultos mayores son tan capos (o al menos la mayoría de los que conocí) no por su título, sino porque nunca dejaron de estudiar.  Asumir  que uno no lo sabe todo y que necesita aprender constantemente, y el gusto y el placer por aprender es lo que diferencia a los buenos profesionales (los capos) del resto.

El doctorado es sólo otro camino de conocimiento de los muchos que vamos a realizar en nuestra vida académica. Hay que tratar de aprender de todas las experiencias que nos vayan surgiendo, las buenas y las malas, las personales y las académicas, para que una vez transitado ese camino, sientas que sabés un poco mas, en todo sentido. Sé que a veces es difícil, pero el doctorado, también hay que disfrutarlo.